• Mes de la Mujer

    20 de marzo de 2017

    Una obra de teatro sobre la diversidad sexual

    El área de Cultura de ATE cerró el Mes de la Mujer con la obra “Si me queres, quereme trans”.

    El evento se realizó el viernes 17 en el Anfiteatro Héctor Quagliaro, a sala llena. Fue impulsado por el Departamento de Cultura del CDN de ATE, en el marco de las actividades por el Mes de la Mujer. Luego de la presentación de la obra de la Compañía de Arte 7 Colores, dirigida por Daniela Ruiz, se realizó una charla debate sobre identidad de género y sobre la ley de cupo laboral trans.

    La obra narra una historia de amor entre Brenda (Micaela Bayer), una mujer trans, y Raúl (Fabian Capra), un joven que proviene de una familia muy tradicional.  El final de la obra es una invitación a la reflexión acerca de los roles de género y busca plantear que los prejuicios nacen del temor  a ser uno mismo en una sociedad que castiga lo diferente.

    Walter Oliverio, Director de Cultura del CDN de ATE abrió el panel de debate sosteniendo que “Hoy en nuestro auditorio se presentó  la compañía 7 Colores, Cooperativa de Arte, dirigida por Daniela Ruiz, quienes nos propusieron con su obra “Si me querés, quereme trans” recorrer desde el humor, la compleja realidad que enfrentan cotidianamente las compañeras y compañeros del colectivo LGBTIQ”.

    “Desde el Departamento de Cultura luchamos por abrir espacios artísticos y de expresión que impidan que se continúe invisibilizando los actos discriminatorios que imprime la sociedad sobre cada persona a la hora de buscar trabajo, estudiar, acceder al cuidado de su salud entre otras actividades primordiales que hacen a la dignidad humana”, señaló.

    Oliverio también se refirió a la importancia de aportar a crear “una herramientas de lucha en el campo ideológico-cultural”. En ese sentido, “sabemos que estamos frente a una doble responsabilidad”. “Por un lado, que el Auditorio Héctor Quagliaro se convierta en un futuro cercano, en un faro cultural de la clase trabajadora, máxime en estos tiempos donde el gobierno de la ciudad impulsó el cierre de muchos centros culturales a los que no les pudo imponer un discurso único pro PRO. Y por otro lado, que el espacio sea participativo, democrático y abierto a todas las expresiones culturales que emanen de  nuestros compañeros y compañeras de ATE como así también de otras organizaciones populares hermanas”, explicó.

    Por su parte, Marta Galante, Directora de Género ATE Nacional, sostuvo que la jornada sirvió para “repensarnos no solamente desde el cupo trans sino desde la igualdad”. En ese sentido, remarcó el compromiso desde ATE con la diversidad: “Creo que desde la organización estamos involucradas e involucrados y pretendemos que toda la organización se ponga al frente”, señaló. Y agregó que la jornada fue “la apertura del acuerdo para que las compañeras puedan estar en este espacio para que puedan construir con nosotras, en este gran colectivo”.

    Sujetos de derechos, sujetos de arte

    Daniela Ruiz, directora de la obra, remarcó la importancia de la jornada y agradeció a ATE ya que “es la primera vez que estamos estrenando en un sindicato”.  “Hace ocho años que venimos trabajando y ha costado mucho entrar en un sindicato. Hoy esta obra es paga y da la posibilidad a muchas compañeras por el tema de saber que hay posibilidades de trabajo”.

    Y contó su vivencia personal en ese sentido: “Desde hace un año estoy trabajando en el Ministerio de Desarrollo de la Nación. Me cambio la vida en que puedo tener un aporte, puedo pensar a futuro y crear una militancia para que las compañeras puedan decidir qué familia tener, con hijos o  no…”.

    Cristina Rengifo, militante de la Asociación de Personal Legislativo (APL) y del Frente Florida –colectivo de Lucha por la Inclusión  de la Diversidad Sexual-, se refirió a la importancia del activismo en sus vidas. “En la historia argentina, las trans han sido muy pisoteadas. Ahora, en la situación en que nos encontramos, viendo lo que hemos logrado en América latina, estoy completamente segura que la militancia y el activismo nos cambiaron la vida”. “Pudimos tener otra oportunidad de vida, marcando nuestro objetivo y saliendo de ese grupo de estigmatizaciones que nos pone la sociedad”, manifestó.

    La compañía 7 Colores es la primera cooperativa trans en Latinoamérica. En el marco de la charla debate, Paula Arraigada, asesora  en Violencia Institucional de la Legislatura porteña resaltó el rol de Daniela Ruiz, fundadora de la cooperativa, para la comunidad trans. “Desde el arte ella empezó a demostrar que nosotras y los varones trans no solamente estábamos para estar en la esquina de un callejón o en un árbol ejerciendo el trabajo sexual.  Demostró que además de ser sujetos de derecho somos sujetos de arte”, concluyó.

    Prensa ATE


    Relacionados