• Chaco

    19 de junio de 2020

    Violencia laboral y de Género en Corzuela: ATE solicitó avanzar en la denuncia contra el intendente

    Es por trabajadoras municipales que vienen sufriendo el hostigamiento, la persecución política, laboral y violencia económica desde 2015

    El secretario General de ATE Chaco, Mario Bustamante, y la secretaria Administrativa, Andrea Azzetti se reunieron, con el secretario de Municipios de la Provincia, Rodrigo Ocampo, para avanzar en la denuncia contra el intendente de Corzuela, Rafael Carrara, por violencia laboral, psicológica y persecución política, agravada por razones de género, contra trabajadoras municipales, nucleadas en el sindicato.

    De esta manera continúan las gestiones del sindicato, iniciadas la semana pasada en una reunión con la vicegobernadora Analía Rach Quiroga y la secretaria de Derechos Humanos Silvana Pérez para la intervención del Poder Ejecutivo en el conflicto municipal, a fin de abordar de manera conjunta una solución definitiva.

    “Ratificamos la importancia de la intervención del Ejecutivo provincial, como garante de los derechos laborales, y de los derechos humanos de todas las personas que habitan en el territorio provincial, interviniendo en las relaciones de poder, a través de las cuales una persona, extralimitándose en sus atribuciones, ejerce violencia hacia otras personas”, señaló Bustamante.

    En este sentido, el sindicato avanzó con Ocampo en la propuesta ya trabajada con la vicegobernadora y la secretaria de DDHH y le solicitó la urgente intervención para exigir, por su intermedio, al intendente Carrara que cese inmediatamente la violencia que ejerce, con claro ensañamiento político y de género, contra las trabajadoras municipales. Ocampo se comprometió a contactar durante esta misma jornada al intendente para comenzar todas las gestiones pertinentes y elevar al Municipio un informe basado en los documentos presentados por la Secretaría de Derechos Humanos.

    “Necesitamos el máximo compromiso y accionar del Poder Ejecutivo, la vicegobernadora ya se comprometió a acompañar el reclamo y articular todas las acciones necesarias para frenar la violencia institucional de Carrara contra las trabajadoras, en tanto es clave la intervención de la Secretaría de Municipios, como nexo, entre el gobierno y los municipios, para canalizar las denuncias y abordar una solución que restituya los derechos violados sistemáticamente a las trabajadoras”, resaltó.

    El sindicato advirtió que la violencia hacia las trabajadoras, ejercida por Carrara, se sostiene en la complicidad de un grupo de apoyo del intendente para concretar la persecución laboral, psicológica e ideológica que derivó en un enorme daño emocional y psicológico de las trabajadoras.

    “Todo este accionar violento es ejecutado y sostenido también en complicidad de varios colaboradores que las difaman, agreden, insultan y amenazan constantemente al punto en el que no quieren ni pueden andar solas”, explicó.

    La situación denunciada por ATE es por trabajadoras municipales de Corzuela representadas por la delegada Gisela Lorena Íbalo, que vienen sufriendo el hostigamiento, la persecución política, laboral y violencia económica desde 2015, pero la situación se agravó a fines del año pasado luego de que el intendente Carrara resultara electo en las elecciones Municipales en las que las trabajadoras apoyaron públicamente a otro candidato.

    A parir de allí, les negó el ingreso al edificio municipal donde cumplían funciones, y las trasladó a los lugares más inhóspitos a cumplir horas, sin ninguna otra función, más que padecer la falta de condiciones dignas que la ley establece que se deben garantizar a todo trabajador y trabajadora. Han tenido que cumplir horas en un galpón con desechos y basura, donde una de ellas fue picada por un alacrán; en el cementerio donde las quiere volver a afectar, que está ubicado en una zona muy insegura, alejada del centro de la ciudad, para lo cual dependen de un vehículo municipal para ir y volver, que ya las ha dejado abandonas en ese lugar y han padecido hechos de inseguridad y violencia, sumamente traumáticos.

    Actualmente cumplían horas en el patio del Municipio, a la intemperie con bajas temperaturas y ante una pandemia por coronavirus. Al principio tenían un banquito para sentarse pero ante la queja de las trabajadoras, de castigo, les sacó el banquito, y manda a mojar el piso para que ni siquiera se puedan sentar un ratito en el piso.

    “Con una actitud paternalista y patriarcal las puso en penitencia por apoyar la candidatura de otro candidato, con total impunidad e irresponsabilidad, en plena pandemia por coronavirus, cuando más tenemos que proteger la salud y la capacidad de los hospitales y centros de salud, las obliga a cumplir horario, sin funciones, al aire libre con temperaturas muy bajas en la intemperie, exponiendo su salud”, remarcó Bustamante.

    Las compañeras tienen que permanecer paradas toda la jornada esperando que el tiempo pase para volver a su casa, para conservar el empleo del que ya fueron amenazadas que serán despedidas, sin justa causa, luego de la pandemia. Además, a dos de ellas les quitó la recategorización ejerciendo también un daño económico, de manera totalmente arbitraria e ilegítima. “Utiliza el poder para dañar moral, psicológica y económicamente a mujeres que están en una situación de inferioridad es violencia de género y no podemos permitirla”, concluyó el titular del CDP. 

    ATE Chaco


    Relacionados