• Corrientes

    28 de mayo de 2020

    INVICO: ATE rechaza el proyecto de Fondo Fiduciario de Viviendas Sociales

    Dicen que no es solución cuando en Corrientes, hay casi un 50% de pobreza y los salarios en su gran mayoría están por debajo de 36.000 pesos.

    A través de una carta dirigida al presidente de la Cámara de Diputados, de Corrientes, Pedro Cassani, delegada/os y profesionales nucleados en la ATE- INVICO rechazaron el proyecto de Fondo Fiduciario de Viviendas Sociales, impulsado en la cámara baja por el diputado Eduardo Vischi.

    La carta rechaza el expediente N° 14379/20 y reitera que su opinión es que "ningún fondo fiduciario solucionará el problema de la vivienda social". "Es más no hay ninguna experiencia en el país de este tipo que haya solucionado la falta de viviendas, y mucho menos para la provincia de Corrientes, donde hay casi un 50% de pobreza y donde los salarios en su gran mayoría están por debajo de los salarios de pobreza ($36.000), y ni hablar de los miles de familias que viven de un plan social o de alguna otra ayuda del Estado", subraya.

    "Solo hay que recordar que cuando se formó el fideicomiso del Plan PROCREAR no se pudieron completar las carpetas de los posibles adjudicatarios, para las 678 viviendas, y aun no se logra completar, porque la gran mayoría de las familias correntinas no disponen de ingresos para entrar en un fideicomiso", expresan los delegados y profesionales de ATE.

    "Recordamos que de las 35.000 familias inscriptas en el INVICO (de 70.000 de demanda potencial) solo un porcentaje del 0,65 % supera los dos salarios mínimos como ingreso, y el 90 % de las familias tiene ingresos menores a dos salarios mínimos", sostienen.

    Los delegados y profesionales de ATE, paralelamente, dicen que "el proyecto Vischi plantea ingresar al Fondo Fidiuciario a las familias de los barrios más humildes de nuestra provincia incluidos en la Ley del RENABAP", lo cual entienden una "agravante" a la situación de los titulares amparados por esa ley.

    "Los sistemas de ejecución de obras serán por Participación Pública y Privada (PPP), donde las empresas constructoras tomarían créditos con garantías del FOFISO, lo que en una economía con componentes inflacionarios repercutiría en: elevados costos financieros, renegociaciones recurrentes, riesgos de quiebras, y finalmente todo ello en sobrecostos a los adjudicatarios", advierten.

    "Es imposible que estas familias puedan pagar cuotas a través de un fiduciario y sí lo que se pretende es que a través de los contratos PPP el Estado, o sea el INVICO quede como mero garante, esto es más escandaloso todavía porque no solo no solucionaríamos el problema de las familias que no puedan pagar sus viviendas, sino que estaríamos privando a miles de familias a no poder acceder a sus viviendas porque los fondos del INVICO se verían afectados a esta garantía hipotecaria", expresaron.

    "Además, siendo el Banco de Corrientes el administrador-beneficiario del FOFISO, los criterios obvios de selección de familias serán asegurar ganancias para el banco; cuando el universo de inscriptos en INVICO (más del 89 %) y familias que necesitan viviendas o soluciones habitacionales (36.392 no inscriptos), requieren de una importantísima porción de subsidio crediticio", dice en otro apartado de la nota.

    Hacia el final de la carta enviada a la Legislatura delegados y profesionales del INVICO opinaron que “queda claro que los fondos del INVICO recibidos del FONAVI, recupero de cuotas y escrituras hipotecadas de las viviendas pasaran a formar parte de la timba financiera, para que tres o cuatro vivos se enriquezcan, manejando el fondo fiduciario desde el banco, y en consecuencia, cada vez se construirán menos casas para familias vulnerables y quedará en serio riesgo la fuente de trabajo de los trabajadores del INVICO que hoy tiene el 70% de su planta precarizada como monotributistas”. 

    Prensa ATE


    Relacionados