• CNJyP

    4 de abril de 2020

    Comunicado del Centro Nacional de Jubilados y Pensionados

    Exige a las autoridades que se tomen medidas para que no se repita el desorden que puso en riesgo de vida a miles de mujeres y hombres.

    El Centro Nacional de Jubilados y Pensionados de ATE expresa su indignación ante el bochornoso espectáculo del día de hoy, ante la falta de previsión de los funcionarios nacionales responsables de la vida y el cuidado de todos los argentinos/as, en especial de nuestros adultos/as mayores, quienes han cumplido la cuarentena obligatoria como se lo han recomendado, alejándose físicamente de todos sus seres queridos, con el dolor que esto significa a nuestra edad, encontrándonos solos para prevenir el contagio de este enemigo invisible y hoy vemos que ese terrible esfuerzo se pierde en un minuto de imprevisibilidad de nuestros funcionarios.

    Ante el comunicado de las autoridades de que el día 03/04 iban a funcionar los bancos para el pago de las distintas prestaciones, entre ellas las jubilaciones y pensiones; no se tuvo en cuenta que los jubilados y pensionados dependen de ese dinero, del cual no pueden disponer desde el 20 de marzo, para sus gastos imprescindibles, lo cual les provocó mucha angustia, sumada a la de su aislamiento social.

    Se minimizó la necesidad de que la gran mayoría depende de ese dinero y que iban a concurrir masivamente nuestras abuelas y abuelos a los bancos, ante la incertidumbre si iban a prolongar la atención los días subsiguientes.

    Y como era de prever, sufrimos un terrible desorden sin olvidarnos de los miles de ancianos/as en la oscuridad y el frío, haciendo fila desde la madrugada en una forma inhumana en todo el país, especialmente en la Provincia de Buenos Aires, en el Conurbano profundo donde se concentran la mayor cantidad de adultos mayores.

    Por esto es que EXIGIMOS a las autoridades que se tomen todas las medidas que correspondan para evitar que se repita este desorden que puso en riesgo de vida a miles de mujeres y hombres que después de brindar toda su vida trabajando; ven que como siempre, subsiste el destrato y la falta de consideración y respeto que creemos que no nos merecemos.


    Relacionados