• Nacional

    13 de noviembre de 2019

    ¿De cuánto deberia ser nuestro salario como mínimo?

    Según el último informe de ATE INDEC, una familia necesita $55.386,24 para satisfacer sus necesidades. El jueves, otro panazo.

    A fines de octubre, la junta interna de ATE INDEC publicó el último ejercicio que calculo de cuánto deberia ser el salario mínimo de un/a trabajador/a para cubrir las necesidades básicas de una familia. Asimismo, realizaron el informe de pérdida salarial actualizado a septiembre, que arroja que, con relación al poder adquisitivo de noviembre de 2015 para una Categoría D0 (salario bruto SINEP $25.750), lxs trabajadores estatales perdieron $250.905.

    Ante esta realidad, el jueves 14, a las 12.30, la junta interna realizará un nuevo panazo y feriazo en las puertas del organismo, junto a la UTT. Reclamaran por recuperación salarial, bono de fin de año para todxs y en fin de la precariedad laboral.

    A continuación, el resumen del informe sobre Canasta Básica:

    Como venimos insistiendo en cada actualización del ejercicio, la inflación es un problema que el gobierno nacional nunca pudo o no quiso controlar.

    A días de la primera vuelta electoral y después de la brutal devaluación post PASO que el gobierno dejó correr, parece que la inflación, lejos de ser un fenómeno bajo control, sigue siendo una señal de la falta de política económica del gobierno para solucionar este tema. Según las últimas estimaciones de la mayoría de los analistas, la inflación acumulada para este año estará entre el 55% y el 60%.

    Aún con las medidas que el gobierno se vio obligado a instrumentar, como la quita del IVA a algunos de los productos de la canasta alimentaria, “Precios Esenciales”, “Ahora 12”, la suma fija de $5000 a los estatales convencionados (dejando fuera a miles y miles de trabajadorxs contratados por monotributo) y otros incentivos al consumo que antes criticaba duramente, todo resulta insuficiente para que lxs trabajadorxs recuperemos el poder adquisitivo de nuestros salarios.

    Ante esta realidad, realizamos un ejercicio de estimación que nos permita acercar a lo que serían los valores requeridos en la actualidad para cubrir las necesidades básicas de lxs trabajadorxs y su núcleo familiar, para llevar adelante nuestra vida.

    Un Hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijos (de 6 y 9 años) necesitó, en septiembre de 2019, $55.386,24.- para satisfacer sus necesidades. Este valor se compone de $17.820,43.- necesarios para adquirir una Canasta alimentaria mínima y de $ 37.565,81.- para acceder a otros bienes y servicios básicos.

    Por último, podemos ver claramente que, durante esta gestión de gobierno, lxs trabajadorxs estatales fuimos y somos lxs grandes perdedorxs del programa económico de Cambiemos. Como planteamos en la actualización del ejercicio de pérdida salarial a Septiembre 2019, lxs trabajadorxs estatales habremos perdido al final de la gestión macrista un año de salarios, si tomamos como punto de partida el salario que teníamos en noviembre 2015, para el caso testigo (Categoría D “0” SINEP).

    Las canastas utilizadas para este ejercicio son las llamadas “Canastas de Consumos Mínimos” y surgieron como propuesta metodológica innovadora en el INDEC, aunque todavía no se han aplicado en las mediciones oficiales. No son las habitualmente utilizadas para la medición de la pobreza, pero no por ello ambas canastas deben verse como contrapuestas, dado que se trata de metodologías diferentes pero compatibles entre sí.

    Por tanto, ningún trabajador/a debería ganar -de bolsillo- menos que el valor calculado en este ejercicio.

    Pérdida salarial a septiembre

    Lxs trabajadxres estatales, pese a los $5.000 del “bono alivio” de agosto, estamos entre quienes peor la pasaron y la están pasando con este gobierno. En septiembre, en el medio de la implosión del “mejor equipo de los últimos 50 años”, la pérdida acumulada con relación al poder adquisitivo de noviembre de 2015 para una Categoría D0 (salario bruto SINEP $25.750) alcanzó los $250.905, considerando incluso todas las sumas fijas otorgadas “por única vez”.

    Para dejarlo en claro, estos $250.905 (casi diez meses del salario actual de la D0) serían, apenas, el monto necesario recuperar el poder de compra de quienes están en la categoría. Solo durante el último año (septiembre 2018 / septiembre 2019), la pérdida acumulada para una categoría D0 es de $116.352 ($9.696 por mes), y la variación interanual del salario normal de septiembre de 2019 marca una caída del 14,5% en términos reales.

    Por otro lado, los datos expuestos reflejan la pérdida de los salarios considerando el promedio del Nivel General del IPC. Pero si consideramos la evolución de la Canasta Básica Total (CBT) para un hogar tipo del GBA (Sep.2019: $34.785), nos encontramos que el recorte es aún mayor, dado el sesgo “pro-pobre” de la inflación.  Así, en noviembre de 2015, el salario de un trabajador D0 alcanzaba para adquirir 1,13 CBTs, mientras que en septiembre de 2019 apenas alcanzó para 0,74 CBTs, lo que implica una pérdida entre ambos periodos del 32,6% (frente al 31,2% que arroja la comparación utilizando el IPC).

    En este caso, los ingresos expoliados por la actual administración nacional a una categoría D0 entre noviembre de 2015 y septiembre de 2019 equivalen a la escandalosa suma de 8,60 CBTs. Dicho de otra forma, una familia tipo puede, sin ningún otro tipo de ingresos, vivir sin ser pobre por casi 9 meses con lo que le fue arrebatado estos años a una Categoría D0. Esto es el botón de muestra de lo que se nos robó a lxs trabajadorxs estatales. Demás está decir que no fueron los segmentos aún más vulnerables de la población los que recibieron el dinero que el gobierno actual nacional nos quitó a lxs trabajadorxs estatales.

    Además, cabe señalar que, si bien todxs lxs trabajadorxs han perdido contra la inflación, la caída del poder adquisitivo de lxs estatales ha sido de mayor intensidad que en el sector privado. Todo en un contexto de altísima inflación, que en el año 2018 marcó el mayor registro desde 1991 y que, probablemente, sea superado en 2019. Así,mientras que en noviembre de 2015 el salario normal de un trabajador estatal categoría D0 representaba el 66,2% del salario promedio bruto de un asalariado registrado del sectorprivado, en septiembre de 2019 esa relación resultó de apenas 52,9%.

    La última paritaria, nuevamente cerrada sin tener en cuenta los justos reclamos de recomposición salarial que venimos exigiendo lxs trabajadorxs estatales o siquiera la inflación esperada para este año (mucho menos el shock post PASO), no hace más que sentenciar la estrepitosa caída de nuestro salario.

    ¿Qué nos espera para los últimos meses de Macri?

    En agosto lxs estatales recibimos el último de los aumentos paritarios acordados -sin el aval de ATE- de alrededor del 7%. De esta forma, el salario testigo (D0 de Planta Transitoria) quedó fijado en $25.750 hasta la próxima paritaria. A esto se sumó un bono de $5.000 percibido con el salario de agosto que, en vistas de la pérdida acumulada y de lo que se viene, roza el mal gusto por lo exiguo.

    Si considerando que para el periodo septiembre-noviembre de 2019 la inflación rondará el 8,5% (en línea con las estimaciones más conservadoras que marcan para diciembre un piso del 55% para el IPC interanual), el último salario bajo la gestión Cambiemos (noviembre de 2019) mostrará, al menos, una pérdida del 36,6% de poder adquisitivo con relación al salario de noviembre de 2015 (y del 14,3% respecto a noviembre de 2018). Es decir que, el actual gobierno, en solo cuatro años, nos habrá licuado más de un tercio del salario real.

    Año a año hemos perdido poder adquisitivo, cada vez con mayor intensidad. De esta forma, estimamos que en los cuatro años de gestión de Cambiemos, habremos perdido el equivalente a casi un año de salario (11,69 salarios mensuales considerando el valor real de noviembre de 2019).

    Prensa ATE


    Relacionados