• 64 Congreso de ATE

    8 de mayo de 2019

    'El 7 de agosto volveremos a discutir el sentido y el modelo sindical de ATE'

    En el 64 Congreso Nacional Ordinario, Hugo “Cachorro” Godoy, Secretario General del gremio, brindó el informe político.

    En el 64 Congreso Nacional Ordinario de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, Secretario General del gremio, brindó el informe político en el que hizo un balance del último año de gestión, resaltó los hechos políticos principales y delineó los ejes centrales para seguir debatiendo y construyendo poder popular desde la clase trabajadora.

    El informe completo:

    Tenemos que estar orgullosos de lo que hace ATE en todo el país. Para nosotros la Nación es todo el territorio nacional. Son los hombres y mujeres que en cada metro cuadrado de nuestro territorio sueñan trabajan, sufren, pelean, se alegran, disfrutan de su lucha y de sus logros construyendo  la mayor dignidad que nos da ser trabajadores, que es tener consciencia de clase y construir consciencia de clase en otros y otras, consciencia de la Patria Grande latinoamericana, y trabajar para organizarnos.

    Entonces, recordar la memoria es necesariamente hacer referencia a los más de 20 mil delegados elegidos que tenemos en los distintos sectores de laburo. No me atrevo a decir más porque no lo puedo acreditar pero sí estoy seguro que son más. Ojala podríamos ver la memoria de las 24 provincias acá, hoy. Es importante porque hace la territorialidad y nacionalidad de nuestra lucha, y es importante que todos lo veamos y lo sintamos, y tengamos información detallada de los delegados y delegadas electos, porque esa la experiencia viva, es el latir de nuestra organización. Porque no hay posibilidad de construir nuevo modelo sindical si no es en base a la libertad y democracia sindical, y el poder de la libertad y la democracia sindical tiene que estar expresado en la organización en cada sector de laburo.

    Legitimidad

    Vemos en la Memoria que el 4 de enero de 2018 realizamos el primer Paro Nacional y que a lo largo de todo el año no le dimos tregua a este Gobierno, no solo peleando, no le dimos tregua formándonos, generando formación de cuadros, generando organización en sectores de laburo, creando nuevas seccionales, hasta la última marcha contra el G20, con una mirada internacionalista y latinoamericana que tenemos como clase, a partir de la CLATE, viendo nuestra condición de clase formando una CTA Autónoma como la que formamos.

    Que el Ministerio de Trabajo reconociera la legalidad plena de las autoridades electas el 8 de agosto de 2018, es producto de los 200 mil compañeros y compañeras que no solo votaron sino que la construyeron en cada rincón del territorio nacional. Tenemos el orgullo de que en cada lugar nuestra ATE forma parte de la unidad y la lucha de la clase trabajadora organizando nuestra CTA Autónoma.

    Hace una semana atrás nos despidieron 8 trabajadores de la Biblioteca Nacional en la Ciudad de Buenos Aires, cuatro de ellos afiliados de ATE, candidatos a delegados, y fueron despedidos por la patronal. Más temprano que tarde los vamos a reincorporar. Yo estoy seguro porque tienen fuero gremial. Esto demuestra el sentido que tiene este Gobierno. Es cierto, son neoliberales, son conservadores, elitistas y oligarcas, y es cierto que para algunos de ellos en términos individuales el mejor sindicato es el que no existe;  pero en términos de política ellos quieren que existan sindicatos alcahuetes y cómplices de las políticas para despedir trabajadores y delegados como lo hicieron en la Biblioteca, o para aprobar Convenios a la baja, y destruir a los sindicatos, a trabajadores y trabajadoras organizados que peleamos por una política diferente.

    Entonces la legalidad es muy importante pero no está primero el carro que el caballo. No es legalidad sino es legitimidad, y eso es lo que nos guía como conducta política a quienes somos parte del sindicato. Y lo refrendamos y lo corroboramos todos los días en nuestra práctica. Entonces,  hacer memoria es repensar nuestra práctica cotidiana y proyectarla hacia las transformaciones que necesitamos.

    Hacia una segunda independencia

    Así como recordamos y nos emocionamos, y homenajeamos a nuestros mártires también tenemos que decir que hoy se cumple un homenaje muy particular, de un hecho que de alguna manera marcó la vida política de nuestro país en el transcurso del año pasado, y por tanto, la práctica de nuestro gremio. Hace un año, el Presidente Macri anunció que la Argentina volvía al Fondo. Así lo dijo. Y la verdad que no se equivocó. Nos trajo al Fondo más abyecto de caída de la actividad económica, social, de generación de pobreza, desocupación y de dependencia para nuestro país. Ese fue el resultado de la firma del programa del FMI. Y contra esa estrategia del poder de destruir nuestra Nación, de desestructurar nuestra sociedad, de destruir las organizaciones, es que sostenemos una perspectiva política diferente.

    La ambición de estos tipos es llevarse la riqueza de nuestro país. En tres años se llevaron en concepto de fuga de capitales 60 mil millones de dólares, en concepto de pago de intereses de deuda externa, 30 mil millones de dólares; y en concepto de ganancia de empresas trasnacionales, 6700 millones de dólares. Un total de 97 mil millones de dólares que se llevaron al exterior y ahí está la contracara de la pobreza, de la desocupación, del cierre de fábricas, de la enajenación de la tierra.

    Con los 50 mil millones de dólares del préstamos del FMI Macri está sosteniendo su campaña electoral para octubre, porque no pueden sostenerla de ninguna otra manera porque cada día el pueblo lo repudia más.

    Y la alegría que tenemos los estatales, que aunque nos golpean, y nos eligieron como blanco para destruir el Estado y hacer un Estado al servicio de las trasnacionales donde se pierda toda soberanía, tenemos el orgullo de que peleamos y además crecemos como organización, en la calidad de nuestros cuadros y militantes, en los ámbitos de participación. Pero no alcanza y debemos formarnos mejor, no solo los delegados sino principalmente los dirigentes de la Conducción Nacional, de provincia y municipios.

     Porque este es un tiempo que para poder pensar una segunda independencia. Hay que decir cómo vamos a intervenir, cómo vamos a construir un Estado popular, democrático y participativo. Y para eso hay que discutir cuáles son las nuevas instituciones estatales que tenemos que construir.

    Venimos de un piso muy bajo. En la mayoría de los municipios siquiera hay Convenciones Colectivas de Trabajo. En la mitad de las provincias no hay leyes de convenciones colectivas de trabajo. Uno de los hitos principales de la lucha en Río Negro fue que la Legislatura, por unanimidad, incorporó a ATE como gremio representativo en la discusión de las políticas para el empleo público.

    A 34 años de democracia, las provincias y los municipios se siguen manejando de manera feudal y los que se creen dueños de los estados provinciales y municipales privilegian su relación con sindicalistas amigos para que les convaliden la estrega sistemática y cotidiana.

    Entonces, construir fortaleza de ATE es construir la capacidad de propuesta para una democracia diferente en nuestro país y no conformarnos con la democracia que hay. Porque es una democracia renga y tuerta. Tenemos que afirmarnos en la idea, en la convicción y multiplicarla en la consciencia de argentinos y argentinas de que los males de la democracia se resuelven con más democracia. Pero para que haya más democracia tiene que haber más poder popular, sino es una democracia lavada, formal, que sirve para legitimar las atrocidades del poder vigente. Para terminar con las atrocidades del poder vigente hay que construir un poder genuino propio de la clase trabajadora y del pueblo.

    El 7 de agosto elegimos un modelo sindical

    Por eso en este momento, en este Congreso, mayo del 2019, estamos en un año en el que vamos a elegir autoridades en ATE, vamos a elegir en las 24 provincias, en 180 seccionales y obviamente en el Consejo Directivo Nacional. Y así vamos a volver a discutir en las urnas el sentido y el modelo sindical que desde nuestro gremio queremos construir para irradiar al conjunto de la clase trabajadora organizada. Vamos a discutir que si nos echan a un candidato a delegado porque es opositor, si el gremio lo sale a bancar porque es un trabajador que pelea por su derecho más allá de lo que opine circunstancialmente, o nos hacemos cómplices de su despido.

    Vamos a discutir el modelo sindical para ver si construimos una central de trabajadores, autónoma, que podrá llamarse CTA Autónoma o no, pero que necesariamente no puedo ser la CGT. Porque para crear una organización de trabajadores unificadas poderosa hay que incorporar a esas organizaciones sociales de trabajadores y trabajadoras con quienes hicimos la Marcha Federal, y recorrimos todo el país porque esos son los nuevos sindicatos. Tenemos orgullo nosotros de un sindicato que tiene 94 años y que lo reinventamos y lo adaptamos a estas nuevas realidades, pero tenemos que abrir el camino a las nuevas organizaciones sindicales porque son la nutriente del poder real que seamos capaces de constituir.

    El 7 de agosto vamos a discutir el sentido de si reinventar ATE es crecer. Nosotros estamos muy orgullosos. En tres años pasamos de tener representación en 800 municipios a tener representación en 1200 municipios de todo el país, pero hay 2220 municipios. O sea que tenemos que crecer  mucho en organización para quienes hoy no tienen la posibilidad de organizarse en ATE encuentren lugar concreto donde construir poder propio, democrático, que cuando se incorporan sean iguales. Y podamos construir y hacer realidad, o seguir haciendo realidad esa frase genial que dijo Quagliaro en la fundación de ANUSATE, de que era un cauce para miles y miles de compañeros que ni siquiera conocíamos. Y pucha si es así. La mayoría de los que estamos acá no estábamos presentes ese día. Estaba Eduardo De Gennaro que esta por acá, y que con mucho orgullo es un fundador de nuestra agrupación en los tiempos aciagos y duros de la Dictadura cuando estaban despedidos de su laburo y expulsados de su sindicato, pero que tozudamente luchaban para recuperar ATE, para recuperar la democracia y un movimiento de liberación nacional. Hoy cualquier pibe y piba joven que se incorpora a nuestra organización es un par para discutir el futuro y este es el orgullo de esta política, de esta concepción, de este modelo de sindicato que vamos a volver a discutir en las urnas el 7 de agosto próximo.

    Nuestro único patrón es el pueblo

    Y vamos a discutir también en 2019, en octubre, la perspectiva de país. Porque cuando se elige Presidente en definitiva se discute un proyecto. Y así como nosotros dijimos el otro día que el Paro se lo hacíamos el 30 de abril a este Gobierno y al FMI por el desastre que están produciendo en nuestro país, dijimos también esto es poder popular para discutir con el Gobierno que venga. Porque no vamos a aceptar que nos digan que por la pesada herencia, o por el desastre que dejo este Gobierno no pueden atender nuestros reclamos. Vamos a pelear hoy como mañana para que reincorporen a todos los despedidos en el Estado, para que se restablezca las políticas públicas que tienen que ver con las mayorías populares.

    Desde hace por lo menos siete años que le reclamamos al Gobierno Nacional cuando vamos a Paritaria que haga una comparación de padrones porque es mentiroso que UPCN representa al 70% y ATE representa al 30%. Así como en muchas provincias, como Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Cruz, Jujuy, Mendoza y tantas otras, somos mayoría de representantes de ATE sobre otras organizaciones, así yo también me atrevo a decir que en el Estado Nacional estamos palo a palo en representación y los Gobierno no nos quieren reconocer.

    Entonces, también discutimos cómo se construye un Estado participativo, cómo se abren las puertas a las organizaciones libres del pueblo.

    Nosotros vamos a participar en elecciones como afiliados, como ciudadanos, trabajadores, con consciencia de clase, y nuestro único patrón es el pueblo. Y a ese patrón le vamos a decir que este gremio va a trabajar activamente para que se derrote en las urnas las políticas de entrega de Macri y el FMI, pero también vamos a pelear para que se abran las puertas del Estado y que la representación del futuro Gobierno abra las puertas a los reclamos pendientes de toda la clase trabajadora y de nuestro pueblo.

    Los trabajadores y trabajadoras organizados en ATE tenemos el orgullo de debatir políticas para transformar nuestra sociedad uniéndonos con otras y otros. No en la unidad del espanto, ni unidireccional contra Macri. Queremos cambiar personajes, pero queremos cambiar políticas y programas.

    15 de mayo: Paro Nacional

    Esos diez puntos que Macri ha planteado para que le firmen algunos opositores decimos que eso es una copia casi textual del Consenso de Washington de que  hiló las políticas de los años `90. Quieren que la oposición le vaya a firmar la convalidación de esa política. Es esto lo que nosotros rechazamos, no rechazamos el diálogo. Aceptamos diálogo pero para pensar perspectivas diferentes, como le dijimos ayer al Gobernador de Tucumán, como le dijimos al Gobernador de Río Negro, estamos construyendo una mesa de diálogo por una Patria basada en la solidaridad y el trabajo, y queremos que se constituyan en cada provincia. Por eso convocamos desde ATE y desde la CTA-A  a otras organizaciones sindicales, del campesinado, a otras corrientes sindicales, con quienes realizamos paro de 30 de abril y ollas populares en 1 de mayo. Para construir unidad e igualdad, no una unidad subordinada.

    Desde esta perspectiva es que alentamos que se constituya un nuevo Paro Nacional de 72 horas que de continuidad al Paro del 30 de abril. Nosotros no le pedimos a nadie que haga lo que nosotros no hacemos, el Paro se construye, no se pide a nadie.

    El 15 de mayo cuando se realice el informe del INDEC y  se conozca que otro mes más la inflación va a estar por encima del 4%, destruyendo la calidad de nuestro salario, vamos a ir a reclamarle al Gobierno Nacional que convoque a paritarias y que reconozca  la pérdida del 65% de la capacidad de nuestro salario en el Estado Nacional que hemos tenido en los últimos 3 años.

    También agradecemos y saludamos el trabajo que vienen realizando en todo el país las y los jubilados. Porque ustedes vieron que en esos diez puntos hay cuatro cosas fundamentales: que se garantice el pago de la deuda, que se garantice la seguridad jurídica de ellos, no de los pobres ni los desocupados, la reforma laboral y la reforma previsional. Apuntan al corazón de la situación de pobreza y marginalidad, y destrucción de la economía nacional. Ahora, la seguridad social no puede ser una pelea de los jubilados, debe ser una pelea de los activos. Por eso, incorporo todos los reclamos y me comprometo a que esto formará parte de un debate antes del 7 de agosto, para que avancemos una reforma de nuestro estatuto que lo haga más democrático, más participativo, y que abra la puerta a los y las jóvenes, a los jubilados y jubiladas, y a construir un poder más descentralizado en todo el territorio.

     Así se construye desde ATE una perspectiva de poder diferente. Ese es el poder que necesitamos para enfrentar a los que nos trajeron a este fondo profundo y abyecto, de pobreza y desocupación. Tenemos la dignidad porque tenemos el ejemplo de Héctor Quagliaro, de Germán Abdala, de Víctor de Gennaro, de compañeros que hicieron realidad este proceso e hicieron del sentido revolucionario del vivir como lo hizo el Che Guevara, el sentido profundo de la vida. Compañeros y compañeras, los abrazo, estoy muy orgulloso de ustedes porque son ustedes quienes hicieron esta Memoria. Porque hicieron esta administración sincera y honesta de nuestros recursos, porque son los que todos los días van a seguir construyendo un ATE poderoso para transformar el Estado y transformar nuestra sociedad.

     

     

    Prensa ATE


    Relacionados