• Nacional

    18 de octubre de 2018

    Dos balas de plomo, robo y destrozos en el local de ATE Inti

    El gremio responsabiliza a Patricia Bullrich y a autoridades del Instituto por la amenaza hacia el acampe de despedidos y la escalada de violencia.

    En el día de hoy, los trabajadores y trabajadoras despedidxs del INTI que se encuentran acampando y luchando por su reincorporación desde hace ya casi nueve meses, se encontraron con un mensaje mafioso: dos balas en la entrada del acampe. Además, el local de ATE INTI sufrió destrozos y el robo de la computadora. Responsabilizan a Patricia Bullrich y a las autoridades del Instituto.

    En un comunicado de prensa, la junta interna puso en contexto el ataque. “En estos meses, las autoridades del INTI, la Policía Federal y la seguridad privada de Murata (propiedad del ex jefe policial exonerado de la misma Federal, Roberto Raglewski), han hecho de todo para amedrentar a las y los compañeros en lucha. Amenazarlos con el desalojo, cortarles el gas, el agua, perseguirlos, pero después de lo ocurrido con la represión a los tiros el mes pasado en el ingreso al INTI, está amenaza se vuelve sumamente peligrosa”.

    “A eso se suma que, por la noche, mientras realizaban esta amenaza al acampe, entraron por la fuerza al local de ATE y robaron la computadora donde está toda la información del conflicto, trámites legales, documentación, etc”, consignaron.

    “Hace meses que venimos denunciando la escalada represiva y de violencia en INTI. Nosotrxs no vamos a levantar el acampe ni a abandonar la lucha por la reincorporación de todxs nuestrxs compañerxs y por la defensa del Instituto”, reivindicaron.

    Lxs trabajadores hicieron responsables a Javier Ibáñez y Ernesto Luna, autoridades del INTI, y al Gobierno Nacional en la figura de la ministra Patricia Bullrich, “de la vida y la integridad física de las y los trabajadores”.

    Giselle Santana, secretaria gremial de ATE de la junta interna, manifestó: “Entendemos que la escalada represiva en INTI no para y que nuestras vidas están en riesgo. De todos modos, no vamos a dejar de luchar por la reincorporación de todos los compañeros y compañeras, y para evitar el vaciamiento del Instituto. Pedimos la solidaridad de todas las organizaciones sociales, gremiales, políticas y de Derechos Humanos para acompañarnos en esta pelea”.

    Prensa ATE


    Relacionados