• Chaco

    9 de agosto de 2018

    ATE rechazó el proyecto de ley antipiquetes impulsado por el Ejecutivo chaqueño

    También denunció que hay pedido infinidad de reuniones con el gobernador, pero este se ha negado a recibirlos sistemáticamente.

    En el marco de la convocatoria que se hizo a la ATE- Chaco para expresarse acerca del proyecto de ley 1945/18, mediante el cual se intentan modificar los protocolos de actuación de la policía y las fuerzas de seguridad en la provincia del Chaco, la conducción provincial hizo su pronunciamiento “rechazando rotundamente cualquier medidas que vulnere el derecho a la libre manifestación del trabajador.

    Aquí debajo se exponen algunos párrafos de la posición expresada por el gremio durante esta discusión del ámbito legislativo:  

    “No podemos sino comenzar diciendo que como la ATE, un sindicato de estatales con más de 90 años de historia en la Argentina, venimos siendo tristemente testigos de que incluso los protocolos vigentes al día de hoy son violados sistemáticamente en nuestra provincia.
    Comenzaremos por citar un caso: la furiosa represión sufrida por afiliados y afiliadas nuestras en el Ministerio de Educación, cuando fueron acorralados por la policía provincial por reclamar 3 meses de atraso en sus magros sueldos de 2600 pesos. No había ningún mediador por parte del ejecutivo, así tampoco oficial a cargo del “operativo”, todos los policías eran hombres (siendo la mayoría de las manifestantes mujeres). Y, como si esto fuera poco, el broche de oro: la imagen registrada en videos viralizados de un policía masculino pegándole literalmente trompadas en la cara a una manifestante mujer. Para agravar aún más este panorama, luego de este bochornoso hecho nos pasamos horas buscando a nuestra compañera, que fue virtualmente desaparecida, ya que ninguna comisaría ni dependencia de la Justicia nos pudo informar sobre su paradero, hasta que horas más tarde pudimos dar con ella.

    Señores y señoras: ¿creen ustedes que esto es un protocolo de actuación policial? ¿Cómo creen que actuará una policía a la que se le confieren aún menos controles? Permitiéndosele, por ejemplo, “ubicar” a periodistas y reporteros en un lugar de acuerdo a su conveniencia, como lo establece este proyecto. 

    La ministra de Educación, Marcela Mosqueda, al día de hoy no dio explicaciones de lo ocurrido en el edificio que está bajo su responsabilidad. Por el contrario, se les niega el ingreso al Ministerio a nuestras delegadas. ¿Se entiende? Se les niega el ingreso a su lugar de trabajo, y encima a personas con representación sindical ¿Son esas las instancias de diálogo que propone este proyecto? ¿Con este tipo de funcionarios públicos? Permítasenos descreer de un posible espíritu dialoguista y rechazar por completo esta iniciativa.

    Es más: su artículo 8 Bis, inciso 4, es muy claro cuando dice que “una vez que los líderes de la manifestación o concentración hayan sido escuchados en sus pretensiones, sin perjuicio del resultado de las mismas, el Jefe del Operativo de Seguridad impartirá la orden a los manifestantes a través de altoparlantes, megáfonos o a viva voz, que desistan de cortar las vías de circulación de tránsito”. Parece una burla de mal gusto al sentido común; no importan los resultados de las negociaciones, el derecho a peticionar será quebrantado de cualquier modo una vez que el protocolo se ejecute.

    Desde que asumió esta gestión de gobierno en el año 2015, hemos presentado más de una docena de pedidos de audiencia con el gobernador Domingo Peppo. La respuesta al día de la fecha es absolutamente nula. Es decir: somos un sindicato que representa a trabajadores y trabajadoras estatales, y el primer mandatario del Estado provincial se niega sistemáticamente a dialogar con nosotros. 

    Tenemos entonces a un gobernador que no nos escucha, no nos mira, no nos habla y que además ahora considera que debe restringir aún más la única vía de expresión que tenemos. Sin mesas técnicas en los distintos ministerios, sin paritaria provincial (aprobada por ley hace casi 10 años y jamás promulgada), ¿cuáles creen ustedes que serían nuestras posibilidades de plantear las problemáticas y demandas que nos transmiten los afiliados y afiliadas, los delegados y delegadas?

    Vemos con grandísima preocupación, y lo venimos planteando en cada acto, en cada nota periodística, en cada espacio de discusión, que estamos ante un gobierno que no dialoga con los sectores sociales, los sindicatos, los movimientos sociales. Y en este contexto, estamos convencidos que no nos van a sacar lo que tenemos como espacio de discusión, construcción y lucha: las calles”.

    ATE Chaco


    Relacionados