• Azul

    3 de enero de 2018

    Continúa la lucha por los 230 despidos y el cierre de Fanazul

    Ayer cortaron todo el día Ruta 3. Los trabajadores encontraron la fábrica cerrada y rodeada por la Policía Federal que les impidió el ingreso.

    ATE llevo adelante ayer una jornada de lucha, con un corte de la Ruta 3 que se sostuvo todo el día, en defensa de los 230 puestos de trabajo que peligran ante el lockout patronal/estatal en Fanazul. Los trabajadores de Fanazul decidieron continuar con el corte a partir de las 9 horas de hoy.

    En la mañana del martes, los trabajadores de Fanazul se habían presentado en la fábrica para ingresar a su lugar de trabajo. La fábrica se encontraba rodeada de las fuerzas de seguridad Nacional, Policial Federal y efectivos de Gendarmería, quienes no le permitieron la entrada a quienes están bajo la modalidad de contratados. Además, en la puerta de ingreso se encontraba un cartel que indicaba que la fábrica permanecerá cerrada desde el 2 de enero al 14 de febrero.  

    Durante el corte, estuvieron presentes, además de los trabajadores y trabajadoras de ATE de FANAZUL y sus familias,  la secretaria general del gremio en Azul, Vanina Zurita; el secretario gremial de ATE Provincia de Buenos Aires, César Fariña y miembros de la Conducción Nacional.

    En un comunicado de prensa, ATE Azul expresó: “Los trabajadores se encuentran ante una total incertidumbre, porque desde el Estado no les dan ninguna respuesta clara respecto de su futuro laboral, cabe recordar que el pasado jueves se les había concedido a los trabajadores asueto laboral, sin advertirle que a partir del 2 de enero la fábrica iba a permanecer cerrada”.

    “Durante todo el día de hoy los trabajadores continuarán con el corte de la Ruta Nacional n°3. Desde ATE pedimos el acompañamiento de toda la comunidad, organizaciones sociales, gremiales  y políticas, para continuar profundizando la lucha de nuestros fabriqueros, el ajuste en fabricaciones no puede pasar”, señalaron.

    Riesgo de explosión

    Por su parte, Vanina Zurita, secretaria general de ATE Azul, informó que el día 31 por la tarde el gremio radicó una denuncia en la Justicia Federal. "Acá no solo se pone en riesgo la fuente laboral de 230 familias, sino que está en riesgo la gente y los vecinos cercanos a la fábrica, porque todavía hay producción que está a medio terminar y hay polvorines cargados, y con esta resolución (de prohibir el ingreso de empleados) los servicios esenciales están sin la debida atención. No hay control de luz, agua, tablero”. aseguró.

    Prensa ATE


    Relacionados