• Río Turbio

    11 de septiembre de 2017

    ATE dio a conocer un informe sobre el desguace de Yacimientos Carboníferos

    Los trabajadores denuncian que el Gobierno lleva adelante una política de vaciamiento de YCRT acompañada por una campaña mediática de desprestigio.

    Los trabajadores de Yacimientos Carboníferos de la Seccional Río Turbio de ATE difunden un documento en el que explican la compleja situación que atraviesan. Denuncian el vaciamiento de la empresa, la parálisis de obras claves para la población de esa localidad y para contribuir a la diversificación de la matriz energética de nuestro país, despidos, parálisis del Convenio Colectivo del sector y persecución político sindical. Expresan que el Gobierno arremete con un plan sistemático, con el apoyo de los medios locales y nacionales  que crearon en la opinión pública la idea de una “mina devastada, abandonada, utilizada como nicho de corrupción”, con el posible objetivo de que la empresa pase a manos privadas y extranjeras. Ante ello, en unión con todos los sindicatos del sector ATE impulsa medidas de lucha en defensa de la mina y por un presupuesto que garantice las fuentes de trabajo y las inversiones necesarias.

    A continuación, el informe completo:

    Los trabajadores de YCRT, desde que asumió el actual gobierno estamos atravesando una situación que no es ajena a las políticas que vienen llevando adelante en diferentes empresas estatales. Somos trabajadores de la única empresa minera operada por el estado Nacional, ubicada a más de 300mil kilómetros de la ciudad autónoma de Bs. As. Nuestro principal recurso es el carbón y es la única fuente que le da vida y sostiene a los pueblos de Río Turbio y 28 de Noviembre, nuestro ADN es y será el carbón.

    Desde hace décadas se viene buscando alternativas para darle un valor agregado a nuestro principal recurso, es por ello que producto de las luchas de los pueblos de la cuenca en conjunto con los trabajadores mineros, lograron que desde el gobierno se tome la decisión de armar una usina de 240mw en boca de mina, con el fin de que con la producción necesaria de carbón, abastecer a esa usina y transformarlo en energía, inyectándolo en el interconectado nacional, diversificando la matriz energética generando energía para el país.

    En la década del 90´ nuestra empresa Y.C.F. (Yacimientos Carboníferos Fiscales), fue concesionada al empresario Taselli, quien llevo un plan de vaciamiento, y desguace de nuestra empresa poniéndola casi al borde del cierre, pero la convicción de lucha de un pueblo pujante conjuntamente con los trabajadores del socavón, revirtieron esa situación, logrando recuperar la empresa a la órbita del estado, se realiza una intervención por el gobierno nacional, pasando a ser Y.C.R.T. Intervención (Yacimientos Carboníferos Río Turbio).

    En el 2004 producto de esas políticas entre otras circunstancias, nuestra empresa pasa por una de las grandes tragedias, 14 compañeros quedan atrapados dentro de nuestro yacimiento. Nuevamente se logra avanzar en una pelea por la reactivación y las inversiones necesarias para volver a poner nuestra empresa en marcha. Se concreta la construcción de la obra de la usina de 240mw, obra que buscaba satisfacer las demandas de décadas de lucha por el desarrollo productivo, conformando la extracción producción, depuración y generación de energía con nuestro principal recurso el carbón.

    Se realizo un proceso de reactivación de las labores, en el armado de galerías principales,  secundarias y el montaje de equipamientos, frentes largos, tuneleras de estéril, y tuneleras mixtas (carbón y estéril), asimismo la adecuación de las cintas de extracción del mineral desde las galerías y los frentes para ser transportado hasta la planta depuradora y la usina de 240mw, sumado a el ingreso de trabajadores mineros para preparar la mina y liberar las reservas, con el fin de garantizar la producción.

    En el 2008 nuestra empresa contaba con dos galerías secundarias y un frente largo en producción, desde el 2010 hasta el 2015 la planta de personal paso de aproximadamente 1200 trabajadores a casi 3000, con el personal sumado al equipamiento, se logró recuperar una capacidad de producción actual de un millón quinientas mil toneladas año, con tres frentes largos montados más de 6 galerías secundarias, para conformar los futuros frentes de producción, y galerías principales. Desde el 2010 al 2016 se estuvo preparando la mina para recuperar su capacidad, lo cual dota a nuestra empresa de reservas liberadas para ser extraídas y suministrarla a la usina como también vender el excedente generando mayores recursos, todo esto pensando en una sola unidad económica.

    Contamos con un puerto en la ciudad capital de Río Gallegos, del cual la empresa es propietaria del 70%, y se proyectaba realizar una obra de adecuación del puerto que solo estaba preparado para carga y no para descarga, en este sentido el proyecto apuntaba a un puerto multipropósito, generando la posibilidad de aportar a la zona franca de la provincia, bajando los costos de transporte.

    Asimismo contamos con un ferrocarril que va desde el puerto punta Loyola a la localidad de Río Turbio ubicada a más de 300kilometros de la capital de la provincia de Santa Cruz, por este medio se transporta el carbón al puerto, pero a si mismo se preveía transportar eventualmente la caliza y ceniza de la usina de 240mw, la caliza para mitigar la acción en el medio ambiente que genera la usina, y la ceniza previo briqueteo para la comercialización, generando un recurso económico más para la empresa.

    Contamos con una usina de 21mw, que provee de energía para mover todo el equipamiento en interior de mina y superficie, y una planta depuradora que se encarga de separar a través de un proceso, el estéril del carbón, y clasificarlo en diferentes granulometrías para su comercialización. Nuestra empresa es enorme en dimensiones no solo en superficie si no en lo que respecta a las diferentes galerías en interior de mina.

    Estado de parálisis

    Hoy luego de lo relatado anteriormente podemos decir que producto del cambio de gobierno nuestra empresa atraviesa un estado de parálisis, ya que producto de una auditoria, se frenaron las obras principalmente la de nuestra usina de 240mw, faltando el 30% de su finalización. Este gobierno neoliberal con el fin de ahogar nuestra empresa, aprobó un presupuesto de ajuste, donde no se reflejaron las inversiones necesarias para las labores diarias y el normal desarrollo de la actividad como también para la terminación de las obras que  quedaron inconclusas del gobierno anterior. Producto de dicho presupuesto de ajuste, se llevó adelante un plan sistemático idéntico o peor que en la década del 90´, se volvió a instalar los retiros voluntarios, las jubilaciones anticipadas, los despidos indiscriminados, la denuncia de nuestros convenios, la persecución ideológica, laboral y discriminación, sumado a la desinversión y parálisis de las  labores diarias, vaciamiento, flexibilización laboral, entre otras medidas.

    Estas políticas que ejecuta el actual interventor en línea con el gobierno nacional, cada vez más se hacen sentir y profundizan una crisis empresarial, ya que con informes nefastos falaces direccionados y mal intencionados, llevaron a la opinión pública, no solo en los medios locales si no que también nacionales, como el informe del estado, el informe periodístico realizado por los medios hegemónicos del grupo clarín, Canal 13 y TN, de una mina devastada, abandonada, utilizada como nicho de corrupción, paralizada a punto de colapsar, con un título tétrico “la mina que no trabaja y no produce energía”. Con todo este escenario que prepararon para poder avanzar con sus políticas, con el consenso y el apoyo de la opinión pública, llevaron a cabo un plan sistemático, desmembraron la usina de 240mw de la empresa, cuando se pensaba en una sola unidad económica, pasándola a la órbita de energía, para abrirle el paso a una posible entrega a capitales extranjeros y o privados, utilizando una obra que fue producto de muchas luchas que llevaron adelante nuestros pueblos y mineros del carbón, peligra la entrega del puerto y el cierre del ferro, la planta depuradora, ya que no se invirtió en las obras proyectadas con la anterior gestión.

    Desde que asumieron en cuestión de despidos y en todo todo lo que respecta al plan de ajuste laboral, implementaron diferentes estrategias y metodologías, entre ellas, los retiros voluntarios, ofreciendo 12 sueldos de la mejor remuneración, más premios y aguinaldos proporcionales, y deudas atrasadas entre otros ofrecimientos para que se acojan al retiro. Luego subiendo la propuesta ya que no lograron el impacto que se pretendían con los despidos usaron diferentes herramientas para justificarlas, y una vez despedidos, mediáticamente los atacaban por los medios para que la propia comunidad apoye la medida adoptada por la empresa, (instalando que son vagos, ñoquis, borrachos, drogadictos etc.), esto en el caso de 79 despedidos, fue más puesto de manifiesto, pero más allá de sus dichos no respetaron los trámites administrativos legales, para poder desafectarlos de la empresa.

    Las jubilaciones anticipadas, la persecución, el miedo, la discriminación, y el permanente hostigamiento hicieron lo suyo. El resultado de estas y otras medidas, fueron la desafectación de más de 400 trabajadores, sumado a la denuncia de nuestro convenio colectivo, buscando bajar puntos convencionales ligándolo a un convenio colectivo flexible adecuado a la producción, con el fin de incrementar los ritmos de trabajo con menos personal en los sectores y una orgánica que limita la carrera laboral.

    Entre otros objetivos que persiguen es bajar, lo que ellos llaman costo laboral, en perjuicio de las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores, poniendo en riesgo la estabilidad y continuidad laboral.

    Otra de las medidas implementadas este año de ataque constante a los trabajadores y sus salarios fue el congelamiento, desconociendo el aumento pautado en las paritarias centrales, otro incumplimiento denunciado en las paritarias por parte de los trabajadores del yacimiento.

    Como no pudieron avanzar con el convenio y pese a lo relatado anteriormente, no lograron cerrar los números de ajuste, es por ello que se apuntan a otras estrategias legales para desafectar a los trabajadores, y recurren a un instrumento como las resoluciones que en su momento se realizaban para contratar “ad referéndum” de la autoridad de aplicación, y con ello desafectar sin mediar justa causa ni previo aviso, obviando lo establecido en la ley de empleo público, los convenios colectivos de trabajo enmarcados en la ley de contrato de trabajo, entre otras normas legales estatutarias y reglamentos internos de la empresa.

    Por lo expresado estamos hablando de que este plan sistemático de este gobierno y en nuestro caso particular de la empresa Y.C.R.T., no solo atenta con la continuidad laboral, también con el desarrollo productivo y económico de nuestra principal fuente de trabajo y de los pueblos de la cuenca carbonífera. Esta medida de fuerza adoptada incluye a todos los trabajadores de nuestra empresa, de los cuales se encuentran representados por los gremios nucleados con ámbito en el yacimiento, (A.T.E.-A.P.S.P. Y T., LUZ Y FUERZA – LA FRATERNIDAD).

    Hoy de casi 3 mil trabajadores y pese a estas medidas para bajar la planta de personal, solo lograron desafectar aproximadamente alrededor de 400 trabajadores, por lo que creemos que es probable que sigan intentando desafectar a más compañeros o continuar con su plan de despidos. Todo esto que se viene dando termina repercutiendo en un hartazgo de los trabajadores, derivando en un conflicto de permanencia pacifica en los sectores de trabajo como método de huelga para poder poner un freno concreto a este avance de la actual gestión en contra de los trabajadores. El actual interventor, el cual tiene el rango de secretario de estado, puede y tiene la facultad de resolver el conflicto, inclusive de evitarlo, sin embargo con una postura autoritaria no da respuestas y hace oídos sordos frente al reclamo de los trabajadores en busca de garantizar sus puestos de trabajo, sus derechos y la continuidad laboral.

    El yacimiento está contando con una capacidad productiva, pero necesita de las inversiones necesarias para poder concretar las diferentes obras que quedaron inconclusas por el gobierno anterior, por ello es necesario discutir un presupuesto para el 2018 que contemple a todos los trabajadores sus derechos y las inversiones.

    Al tomar la medida los trabajadores de A.T.E., y entendiendo que el reclamo es abierto y abarcativo en defensa de todos los puestos de trabajo, más allá de los afiliados y no afiliados a nuestra organización, con la medida adoptada logramos tener el acompañamiento al reclamo de los demás gremios con ámbito en la empresa. Asimismo contamos con el apoyo de diferentes gremios hermanos de la localidad como los docentes los municipales y el sector de la salud, como también el apoyo de diferentes organizaciones de otras provincias y agrupaciones.

    Nuestra perspectiva es que se garantice la continuidad laboral para todos los trabajadores, se levante la denuncia de nuestros convenios colectivos, y que se vea reflejado en el presupuesto que se discute este año, las inversiones necesarias para el normal desarrollo de la actividad y que se terminen las obras que quedaron paralizadas, por otro lado recuperar la usina a la órbita de la empresa, conformando así una sola unidad económica para poder potenciar nuestro principal recurso, generar energía, aportar al desarrollo económico productivo de la región y del país, y una figura legal que nos permita progresar en ese sentido con una participación en el directorio desde los trabajadores en la toma de decisiones y controles, ya que estos vaivenes políticos no nos permiten avanzar como empresa.

    Prensa ATE


    Relacionados